QUE HAY DE CIERTO EN LO QUE SE SABE DE DUENDES Y HADAS

Los duendes tal y como son conocidos, son criaturas mágicas, feéricas (relacionadas en algún caso con las hadas) y no forman parte de la tradición cristiana, aunque algunos demonólogos de los siglos XVI y XVII los consideraban un tipo de demonios ya al menos desde la segunda mitad del siglo XV.4

 

Se los describe físicamente como no mayores a un metro, de aspecto humanoide, orejas largas y en punta y de piel verdosa, se caracterizan por ser seres elementales, cuidadores de la naturaleza y el bosque y por ser escurridizos. En una definición amplia para la Mitología de cualquier cultura, se le describe como de aspecto humanoide y muy baja estatura, con algún tipo de poder o conocimiento sobrenatural y provisto de un típico espíritu bromista o malicioso, por el cual se le culpa de todo tipo de daños menores en el entorno doméstico o rural; siendo así, entrarían en la categoría genérica del duende los gnomos, los trasgos, el leprechaun irlandés o el poltergeist alemán.

Los duendes corresponderían a los gnomos y silfos y habitan mundos propios no muy alejados del nuestro, aunque invisibles para nosotros porque nuestros sentidos son poco sutiles y poco desarrollados y por tanto no aptos para observarlos. Sin embargo todas esas criaturas, según Paracelso, tienen en común ser seres interdimensionales y atemporales, viven en comunidades jerarquizadas, son invisibles para los hombres, pero no para algunos animales y niños, son juguetones y tramposos y enormemente interesados en algunos aspectos sexuales de los humanos, a quienes a veces raptan cuando son niños; viven muchos más años que los hombres, pero sin llegar a ser inmortales: 500 años o más, éticamente neutros, inteligentes, y les aterroriza el hierro y el acero. Poseen tres grandes festividades: la del mes de mayo, la del 24 de junio (solsticio de verano) y la del mes de noviembre.

Duendes Alemanes

 

 

En el folclore alemán existía la creencia de que los duendes eran aquellos bromistas dañinos que podían causar enfermedades a los ganados y a la gente, además de provocar pesadillas a los durmientes. La palabra alemana para un “mal sueño” es “Albtraum”, que significa “sueño del duende”.

 

Por otra parte, la forma arcaica Albdruck quiere decir la “presión del duende”. Por aquel entonces se creía que las pesadillas eran la consecuencia de que una de esas criaturas se sentara sobre la cabeza del durmiente. Este aspecto de la creencia alemana en los duendes corresponde en gran parte a la superstición escandinava sobre el “mara”.Es también similar a las leyendas relacionadas con los demonios incubus y sucubus.

 

En otras historias, el rey duende aparece de tanto en tanto rodeado de su séquito de elfos. Por lo general, se presenta entre las mujeres de Dinamarca y de Suecia. En la gran epopeya alemana de la Edad Media -el Nibelungenlied- un enano llamado Alberich juega un papel importante. “Alberich” se traduce literalmente como “duende soberano”, que más tarde evolucionará hasta significar “duende-enano”.

 

 

La palabra duende proviene del inglés antiguo: es un vocablo derivado de la palabra ælf (ælfe, con variantes regionales y cronológicas tales como ylfe y ælfen). Las palabras utilizadas para nombrar a las ninfas de los mitos griegos y romanos fueron traducidas por eruditos anglosajones a raíz de la palabra ælf y sus variantes.

 

Aunque la evidencia inglesa más temprana es confusa, existen motivos para pensar que los duendes anglosajones (ælfe) eran similares a los duendes de la mitología temprana de los nórdicos: seres humanos con poderes sobrenaturales, generalmente varones, capaces de ayudar o de dañar a las personas con las que se encuentra.

Los duendes no suelen ser malvados pero sí molestan a los seres humanos o interfieren en sus asuntos. Se cree que son invisibles. En la tradición anglosajona, los duendes llegaron a ser más o menos sinónimos de las hadas, que se originaron de la mitología nativa británica.

 

Sucesivamente, la palabra “duende” -así como el término literario “hada”- se acuñó para denotar a los varios espíritus de la naturaleza como el pwcca, hobgoblin o el brownie los escoceses.

Duendes Nórdicos

 

 

La descripción más temprana de los duendes proviene de la mitología nórdica. De allí se conserva el nombre “álfar”, aunque la creencia en estas criaturas maravillosas era muy común entre las tribus germánicas y los antiguos escandinavos.

 

Los duendes parecen compartir muchas características con los seres humano, con la diferencia de que aquéllos son siempre muy hermosos. Suele aludirse a estas criaturas como seres semi-divinos asociados a la fertilidad y al culto de los antepasados. Se los relaciona con la creencia animista y espiritista de la naturaleza y de los difuntos, muy común en casi todas las religiones humanas. Allí se remonta la vieja creencia nórdica en los fylgjur y vörðar, espíritus protectores.

¿Cómo los podemos invocar?

 

Los duende odian los gritos, las amenazas, los golpes y las mentiras.

Podemos intentar atraerlos con música tranquila y,en especial, música clásica en la que suene el sonido de una flauta.Si quieres que te acompañen en tu vida,harás sonar música suave en la cocina.Y olvídate del reloj. Los duendes no tiene prisa!El mejor momento para comunicarte con ellos es durante el día, cuando el sol esté en lo alto del horizonte.Este ritual, sin duda,lo debes llevar a cabo en la cocina.Para contactar con tus duendes,

debes preparar un tarta con miel en lugar de azúcar y agregar nueces o almendras.Una vez cocida, la sacas del horno y dejas que se enfríe un poco.Cortas una porción generosa,la colocas en un plato de barro cocido o loza,

preferiblemente de color blanco. Añades leche en una taza (no desnatada!);una maceta con una planta bonita

(debe ser una planta sin espinas) y pones una servilleta como mantel.Como los duendes no se llevan bien con el fuego, no uses inciensos ni velas.Una vez que tengas todo preparado,cerrarás los ojos y dirás:

 

“Yo (nombre y apellidos completos)

invoco a los duendes que viven en la cocina

de mi casa y les doy la bienvenida

a mi hogar. Prometo que siempre

compartiré la comida que prepare y,

a cambio, les pido

que bendigan mi casa y a mí mism@.

Qué siempre sobre el dinero

y la abundancia en nuestra familia.

 

Invoco su gracia

para todas las personas que aquí viven.

Y os agradezco

lo que ya estáis haciendo por mí”.

A partir de esta invocación,

cada vez que cocines,

separarás una pequeña porción

(es un simbolo) de lo cocinado

Y  lo dejarás sobre la servilleta

que hace de mantel para los duendes,

fuera de casa, en el lado

exterior de la ventana.

Les encanta lo dulce con miel,

crema, frutos secos pero

no puedes ofrecerles carne

ni salsas porque no lo aceptarán.

A la mañana siguiente,

cogerás esa pequeña porción,

la envolverás en un papel blanco

y la echarás a la basura.

Si durante unos días no has podido cocinar,

un montoncito de azúcar o alguna galleta

les hará felices.

 

Recuerda que es muy importate dejarles

algo nuevo todos los días.

Renueva la servilleta porque

son escrupulosos con la limpieza

y cuida de la planta que les has regalado.

A los duendecillos les maravillan

las cosas brillantes, tanto si tienen

valor real como si no lo tienen

a nivel económico.

Si en tu casa reina la prosperidad

significa que los duendes están llevando

a cabo sus tareas y una buena idea

es hacerles un regalo:

Un collar, una pulsera, piedras de colores,

canicas, etc.

serán muy apreciados por estos seres mágicos.

Puedes dejarlos junto a la maceta,

en su servilleta o cerca de la ventana.

Te ganarás su favor

y trabajarán para que a tu hogar

no le falta de nada

y tus duendes se sentirán felices.

Nunca serás feliz si continúas buscando en qué consiste la felicidad. Nunca vivirás si buscas el significado de la vida.-Albert Camus.5229791

0 pensamientos en “QUE HAY DE CIERTO EN LO QUE SE SABE DE DUENDES Y HADAS

  1. Realmente me pareció muy buena, y muy instructiva. Sinceramente me gusto mucho

    1. Gracias Eli
      Te Quiero Mucho… Un Abrazo desde mi Corazón…!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *